Photographer kneeling with his SLR camera

Cada semana repaso las estadísticas de este blog, una de las cosas que miro son las visitas que provienen de Google, curiosamente la frase “ser fotógrafo profesional” aparece cada vez con más frecuencia, eso quiere decir que alguien lo busca en Google y acaba visitando mi blog,  así que con mucha humildad me atrevo a contar un par de cosas sobre ser fotógrafo profesional, es mi punto de vista, mi experiencia y no es válido como definición absoluta de lo que representa “ser fotógrafo profesional”. Cada uno lo vive a su manera y llega dónde quiere o puede.

Yo hace diez años que vivo de la Fotografía, 5 trabajando por cuenta ajena en una empresa del sector y 5 como freelance. Ahí van algunas consideraciones:

1) Si te apasiona la fotografía y los megapíxeles corren por tus venas piensa que hay varios caminos para dar rienda suelta a esta pasión. Ser fotógrafo profesional no es siempre tan romántico como parece. Apasionarse, gozar, aprender y compartir fotografía no conlleva ser “profesional”, hoy en día con las redes sociales y los blogs podemos expresarnos, comunicarnos con el resto del mundo de manera sencilla y compartir nuestra pasión por la fotografía con los demás.

2) Ser fotógrafo profesional no implica necesariamente viajar por el mundo con la National Geographic, ya nos gustaría a muchos. Lo que implica es ganar dinero con tus fotos para pagar impuestos y alimentar y educar a tu familia, hay que estar constantemente luchando, sin descanso, realizando encargos que no “te apasionan” para poder realizar los que “si que te apasionan” todo ello forma parte implícita del negocio, como ocurre en otros muchos sectores.

3) Ser fotógrafo profesional es ser autónomo, es decir “renunciar a todo” pero pagar impuestos cada mes, IVA cada trimestre, deducirte el 21% de IRPF en cada factura, la cuota mensual de autónomos (unos 250€/mes) y todo ello para hacer lo que haces sin nada a cambio, ni prestación por desempleo, ni bajas, ni palmaditas en la espalda. Además puede que tengas que luchar con una competencia desleal que ofrece lo mismo que tú, sin soportar la carga de estos impuestos.

4) Ser fotógrafo profesional en el 2013, quiere decir tener un blog, un porfolio, un dominio propio, luchar para conseguir una marca personal que te diferencie de la competencia, compartir conocimientos a través de las redes sociales, indexarse, y no dejar de buscar posibles clientes,  nuevos proyectos, enviar presupuestos y ser creativo con todo ello.

5) Ser fotógrafo profesional significa estar constantemente formándote, tener la mente abierta tanto tecnológicamente como creativamente, leer prensa del sector, seguir a otros fotógrafos ah! y si el inglés es un impedimento, empieza por ahí! aprende inglés porqué lo que se cuece fuera es lo que más tarde llega aquí y en un mundo globalizado no hablar y/o entender inglés es estar sentenciado.

6) Ser fotógrafo profesional requiere creatividad, nadie te dirá lo que tienes que hacer, te lo montas a tu manera y te espabilas o a otra cosa mariposa.

7) Ser fotógrafo profesional es ganarse la vida con la fotografía, que no es lo mismo que sentir pasión por ella.

8) Vivir de este oficio, hoy en día, no es tarea fácil pero ¿quién había dicho que lo era?, mi pasión siempre ha sido estar lo más cerca de la Fotografía posible, de ahí dedicarle toda mi jornada laboral y más a este propósito.

Si has llegado hasta aquí a lo mejor es el momento, ánimos!

Suscríbete y recibe información exclusiva

Suscríbete y recibe información exclusiva

fotografía - viajes - marketing - wordpress

Te has suscrito correctamente, gracias!

Suscribirse
Accede

Pin It on Pinterest